Unos niños malos me hicieron algo malo: víctima de abuso en kínder

Padres del menor denunciaron que la institución intentó minimizar el hecho

El pasado 27 de septiembre el recreo se convirtió en un infierno para un niño de tres años de edad; sus compañeros del kínder lo maniataron y abusaron de él
Sus padres denunciaron el abuso sexual que su hijo sufrió por parte de sus compañeritos, en el jardín de niños Guadalupe Borja de Díaz Ordaz, de Saltillo, Coahuila.

Cuando el abuelo del menor fue a recogerlo al plantel lo encontró llorando. Al preguntar sobre el llanto de su nieto, la maestra Érica Berenice Garay le comentó que era porque unos niños le quitaron una moneda.

Camino a casa el niño siguió llorando y se quejaba de dolor en sus partes íntimas. Finalmente el abuelo entregó al menor a su mamá, quien al principio atribuyó la molestia a una rozadura.
Al intentar limpiar sus partes, me doy cuenta que el niño traía todo su esfínter dilatado y enrojecido.

"Le pregunto, ¿qué te pasó? Y me responde, es que ‘unos niños malos me hicieron algo malo y me picaron mi colita", narró la madre.

Los padres de la víctima acusaron a Diana Karen Pacheco, directora del jardín de niños, de querer minimizar lo ocurrido y de ocultar los hechos a las autoridades.

Tras la insistencia de los padres, firmaron un acta asentando el abuso, sin embargo, la directora les pidió no ir con otra autoridad.

Cuando descubrieron que en el plantel intentaban ocultar lo ocurrido, el matrimonio acudió a la Procuraduría para Niños, Niñas y la Familia (Pronnif).

En esa dependencia, el menor le narró a una psicóloga que a la hora del recreo, varios niños lo maniataron en el área de juegos y lo penetraron con lo que describió como un “palo”, lo que fue confirmado por un médico legista.