Piden control para Chichén

Aunque baja el número de extranjeros que visitan las zonas arqueológicas yucatecas, la captación de dinero aumenta por el precio de entrada, señala el presidente de la Asociación de Agencias Promotoras de Turismo de Yucatán (Aaprotuy), Luis Herrera Albertos.

Sin embargo, expone, es importante que las autoridades procuren que Chichén Itzá no esté sobremasificado, debe haber un turismo más controlado.

Esto no quiere decir que permitan menos turistas, dice, sino que haya una estructura de visita con más control, donde el paseante tenga una mejor experiencia de su visita a la ciudad maya.

Otro problema que la autoridad debe resolver es el de los vendedores ambulantes porque ya lleva muchos años sin solución de fondo.

“Nosotros insistimos en que se debe hallar una forma de solución”, dijo.

“Si es un tema de la autoridad, definitivamente esperamos que Cultur aterrice el proyecto ejecutivo del nuevo parador turístico de Chichén Itzá”, comentó.

El planteamiento que hacemos es que cuando se logre este nuevo parador turístico se ponga en un lugar específico a los vendedores. “Que sea como en los parques turísticos, que cuando sales del parque hay tienditas, hay artesanías y un área cómoda con aire acondicionado, el turista paga por estos servicios y así ya no se acosaría a los visitantes dentro del sitio arqueológico”.

El dirigente admite que es una situación compleja el caso de los ambulantes, saben que el gobierno no tiene una varita mágica para solucionarlo, pero ya es momento que hagan algo porque se afecta la imagen de esta importante zona arqueológica. —Joaquín Chan Caamal

Herrera Albertos insiste en que este problema de los artesanos corresponde resolverlo tanto al INAH como al gobierno del Estado y todas las dependencias que tengan relación con Chichén Itzá.

El presidente de la Aaprotuy se refirió al problema de Chichén Itzá y el comercio ambulante.

“Ningún gobierno ha querido echar la carga a este problema o asumir el costo político de sacar a los artesanos de allá. Si lo hacen de manera correcta, si cabildean con los artesanos y sus representantes, si llegan a acuerdos previos en beneficio de Chichén Itzá, creo que no tendrá costo político, pero si lo hacen mal, sí lo tendrá”, dijo Luis Herrera Albertos.