Casas de empeños del centro de Mérida con poca gente por mucha competencia

Intereses que van de 10 al 20 por ciento mensual y con la garantía de que operan con la documentación en regla, las casas de empeño del centro registran una regular afluencia en este inicio de año

Aunque de acuerdo con empleados de estos establecimientos, que abundan en los alrededores del Nacional Monte de Piedad, en este mes la concurrencia de gente para empeñar algún artículo ha sido regular.

En las últimas semanas, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) clausuró dos negocios de ese tipo que operaban de manera irregular y no cumplían con lo exigido por la ley que permite la operación de estas empresas en la entidad.
Asimismo, consideran que la regular afluencia se debe a que ahora no hay necesidad de viajar al centro para empeñar sus prendas, no es que “no haya crisis o que la gente tenga mucho dinero”.

“Ahora la competencia es fuerte. Hay casas de empeño en todos lados, en las plazas comerciales y en las colonias. A la gente se le hace más fácil ir cerca de su casa”, comentó un joven empleado de una casa de empeño, ubicada sobre la calle 54.

En un recorrido por varias casas de empeño del centro se constató que en ninguna había mucha gente, incluso algunas empleaban equipos de sonido para atraer a los pignorantes mientras mencionaban que ofrecían los intereses más bajos o daban más dinero por las alhajas.

De hecho, prácticamente cada uno de estos establecimientos fijan sus propias tasas de intereses, así como periodos para retirar la prenda, siendo de una semana, 15 días o un mes.

“De acuerdo con el tiempo que estará con nosotros la prenda es el interés que cobramos. También antes de que venza el plazo, se puede refrendar", dijo.